Tips II: Defensividad Táctil

Si su hijo presenta Defensividad Táctil (Hiperresponsividad a los estímulos táctiles) estas sugerencias pueden ayudarlo a sentirse más regulado durante todo el día:

  • Respete el espacio personal
  • Permita al niño tener el control del estímulo táctil que recibe
  • Evite actividades que impliquen tacto suave
  • Proporcione estímulos inhibidores como presión intensa y propiocepción. (ej: para saludarse en vez de darse un beso, abrazarlo fuerte/ jugar a empujar antes de entrar a la escuela )
  • Si va a realizar actividades que impliquen ensuciarse las manos, proporcione siempre antes presión profunda (por ejemplo tener a mano una toalla para limpiarse con presión)
  • Anticípele al niño verbalmente antes de tocarlo
  • Reduzca la sobrecarga sensorial del ambiente: Baje la voz, utilice luz natural, trabaje primero en espacios pequeños.
  • Evite actividades que incluyan tacto ligero.


La defensa tactil es un desorden sutil, pero serio. Por lo general el niño táctilmente defensivo es hiperactivo y distraído y este es el aspecto que más molesta a los padres y a los maestros. La incomididad permanente y las reacciones de comportamiento que este desorden ocaciona pueden interferir en los porcesos de aprendizaje del niño. Con mucha frecuencia el niño es inseguro emocionalmente. El desorden en el sistema tactil hace que las emociones se alerten facilmente. 
Jean Ayres pone el siguiente ejemplo para entender la defensividad táctil: Imagine que usted está recostado en una playa soleada con los ojos cerrados y siente el cálido sol en sus pies descalzos. Repentinamente alguien pasa un palito rápido, pero ligeramente por la planta de su pie. Aunque su sistema nervioso se encontrara en un estado relajado, probablemente ese estímulo le causaría enojo o susto, aunque no sea doloroso. Su racción hubiera sido menos si la persona hubiera pasado el palito lenta y firmemente sobre su piel. Es así porque las sensaciones del tácto rápidas y ligeras tienen a exitar el sistema nervioso más que las sensaciones firmes. No se requiere una sensación intensa para provocar una reacción negativa y eso es particularmente cierto en un niño con defensividad táctil.

3 comentarios:

  1. Qué genia que es esta mina! Buenísimo el blog fenómena!

    ResponderEliminar
  2. mi nombre es gomez; tengo un niño TEA que muestra demasiada prferencia por estimulos vestibulares , pregunto que me eesta indicnado esto y como lo puedo abordar muchas gracias-------mi mail es cgomezguerrero@yahoo.es
    nuevamente gracias

    ResponderEliminar